LIDERAZGO Y PASTORAL EN TODA LATINOAMÉRICA

LIDERAZGO Y PASTORAL EN TODA LATINOAMÉRICA

Amada Iglesia de Dios Latinoamérica, les escribo sintiendo la alegría de trabajar juntos en el campo.
La experiencia de servir es un honor y celebro la oportunidad que Dios me da, para que durante esta etapa pueda estar junto a ustedes sirviendo en el Reino.
El servir es un trabajo grande que debemos hacer desde nuestros lugares, pero con la mentalidad de una América Latina integrada. Se trata de seguir entendiendo que nos necesitamos todos, no solo del apoyo de los propios, es decir, de los que pertenecen al grupo del liderato, sino también el de aquellos que sirven en todos los lugares, posiciones, ministerios, o que simplemente son nuevos en la familia de la fe.
El Señor nos pone en situaciones que nos obligan a reconocer que somos deudores de los demás, y por ello debemos ir a la misión con una apertura de corazón y mansedumbre de espíritu. Y esto debe movernos gozosamente a compartir el honor del servicio de los unos a los otros.
Vengo al trabajo con deseos de hacer la voluntad de Dios, además de crecer juntos en esta poderosa iglesia de América Latina.
El tiempo que Él disponga, quiero dirigir a la iglesia a pastos verdes y aguas seguras, e ir a un nuevo nivel manteniendo la confianza en Dios. Como decía el patriarca Moisés, “… Si tu presencia no va con nosotros, no nos hagas partir de aquí” (Éxodo 33:15). Mas Él está con nosotros y “En Él haremos proezas.” (Salmos 60:12)
No debemos olvidarnos del pasado de esta iglesia, porque es glorioso, pero con mucha humildad, en el nombre del Señor, vengo a edificar el presente y el futuro y no tengo duda de que también será glorioso.
Así que, por este medio deseo invitar a una convocatoria latinoamericana, para que el día Viernes 12 de Octubre, estemos en ayuno y oración presentando este nuevo tiempo y que Dios nos bendiga en todo lo que hagamos durante este tramo del camino.
Cleveland, TN., Septiembre 19, 2018

Los propósitos que estoy poniendo ante la consideración de todos ustedes, en este día de ayuno y oración, serían:
1. Por la bendición de Dios sobre la pastoral y sus familias.
2. Por la iglesia, que recobre su pasión por el evangelismo.
3. Por un derramamiento continental del Espíritu Santo, que venga a despertar y
revolucionar la iglesia; “Un avivamiento”.
4. Que nuestros países sean librados de catástrofes de todo tipo.
5. Por paz y justicia social, libertad y seguridad en nuestros países.
6. Por la protección divina para los niños adolescentes y jóvenes de nuestra América
Latina.
7. Por la bendición de Dios sobre la familia.
8. Por el trabajo de la Iglesia a través de todas las redes ministeriales
9. Por una gran cosecha de bendición en el día Sábado 20 de Octubre, durante el cual
celebraremos Un Día Un Millón de personas. Oremos que todos los que vayan a participar en esta gran actividad sean usados por Dios.

Agradezco el acompañamiento del Comité Ejecutivo Latinoamericano (CEL), este grupo de líderes ha sido vital en este nuevo proceso para Latinoamérica.
Les pido que convoquen a los pastores, congregaciones, redes y ministerios de América Latina para el día 12 de Octubre, que será nuestro día de ayuno y oración continental.
Un abrazo fraterno en el nombre de nuestro amado y suficiente Salvador. Nos veremos en la cima,

Dr. Ángel Marcial
DIRECTOR DE CAMPO
AMERICA LATINA IGLESIA DE DIOS

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *